El perro de Dios

De nuevo atado al suelo por otro contratiempo en mi físico, he devorado esta novela del año 2010 escrito por Patrick Bard. No ha sido por placer, sino por trabajo. El perro de Dios es una novela histórica que trata de aportar más puntos de vista a uno de los grandes misterios del mundo de la criptozoología y, por qué no, de la licantropía, la Bestia de Gevaudan.

Narrada en tres tiempos narrativos diferentes, intenta navegar más allá de la leyenda con un estilo complicado de leer, con mucho vocabulario en occitano, un campo semántico rico en los asuntos del agro y de la vida en el Antiguo Régimen de la Francia Prerrevolucionaria, muchísimos personajes secundarios y cierta tendencia a cambiar de un tiempo a otro sin aviso previo, lo que obliga al lector a estar muy atento para no perderse entre los Joanots, Françoises y Antonins, síndicos, prebostes, presbíteros, obispos y vicarios, lo que a mí me encanta.

El cuerpo principal lo forma el presente de Antonin Fages, un sacerdote francés destinado como bibliotecario en el Vaticano durante la ocupación napoleónica. Junto a otros tres clérigos, se dedica a salvar manuscritos de la Biblioteca Vaticana para salvarlos del expolio francés, pero durante el rescate de uno de ellos, Antonin descubre que es la confesión de un hombre que asegura ser un hombre lobo, la Bestia de Gevaudan, el Azote de Dios. Lo particular de este libro es que están matando a los testigos por recuperarlo, y que además el propio Antonin estuvo implicado en los hechos que se narran 30 años atrás, cuando era un vicario de provincias y contempló el horror provocado por la Bestia.

Así, Antonin va recordando su juventud en la comarca de Lozère, los cadáveres devorados de niños y mujeres jóvenes, las suposiciones sobre la identidad de la bestia, todo esto mezclado con la lectura del manuscrito, los intereses políticos de Versalles y de las grandes familias de Francia. Todo esto mientras es perseguido por enmascarados que quieren a toda costa hacerse con el manuscrito escrito, a todas luces, por un loco.

Cosas positivas: Está muy bien documentado. Históricamente es una delicia observar como recrea la vida del campesinado en la Francia de Luis XV y de sus motivaciones para apoyar la revolución burguesa que acabó con la monarquía francesa. También me ha gustado la recreación de las posibles identidades de la bestia; un animal exótico (tigres, hienas…); un híbrido de mastín con un lobo; un lobo gigante adiestrado por un lobero; incluso la teoría del hombre lobo, del psicópata que se afila los dientes para comer carne humana; sin olvidar la de los asesinos que aprovecharon el horror de la bestia para cometer sus propios crímenes.

Cosas negativas: Da demasiado poder a un libro, no es creíble. El mismo Antonin se lo pregunta. ¿Tanto puede cambiar el devenir político la confesión de un loco? En este sentido cae demasiado en el thriller de conspiraciones para tratar de darle importancia a la búsqueda de la verdad. Por otro lado, se regodea demasiado en el mal (sin que deje de ser cierto), incluido ese final tan abstruso que nos deja un sabor amargo (al que ya sabemos que está destinado desde el principio de la obra).

En definitiva, un buen libro, de los exigentes con el lector, pero de los que te dejan saciado cuando lo terminas.

Admin Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.