Los nombres de la bestia

Confesión vespertina. Otra de mis pasiones es la etimología.

Desde que era pequeño me ha apasionado conocer el origen de las palabras, de donde provenían, con qué otras estaban relacionadas, en una suerte de investigación histórica o detectivesca que me llevara hasta la raíz primigenia. Incluso llegué a elaborar un pequeño diccionario de raíces que iba completando conforme entraba y salía de mis incursiones en otras lenguas  y cuya ubicación desconozco por completo. Hoy en día es muy sencillo resolver cualquier duda, pero a comienzos de los 90 el señor Google era una quimera y una buena enciclopedia valía su peso, y joder si pesaban, en oro.

¿A qué vienen estas elucubraciones? ¿A qué va a ser? ¡A mis licántropos! 

Una de las grandes dudas que me asaltaban era el término inglés werewolf. Sí, An American werewolf in London, Un hombre lobo americano en Londres. Un hombre lobo tenía que ser un MAN WOLF o un WOLF MAN, pero no entendía eso de WERE WOLF. «¿Eras un lobo?» «¿Éramos un lobo?» Me descuadraba por completo mi rudimentario inglés. Descubrí la razón muchos años después, pero como estoy escribiendo el capítulo correspondiente de mi próxima obra, compartiré con vosotros los nombres de la bestia.

Licántropo o licantropía vienen del griego clásico. LYKOS significa LOBO, y ANTHROPOS, ser humano, persona (HOMBRE varón es ANDROS). Lycaon deriva de ahí, y no al revés, y de Lycan provienen los LYCANS o LAICANS (me escuecen los ojos) de ciertas películas modernas y subculturas. Con el paso del tiempo en los Balcanes se comenzó a utilizar el término BRUKOLAKAS o BRUCOLACO, que comparte raíz con VOURDALAK, que se utilizaba indistintamente tanto para vampiros como para hombres lobo. La creencia decía que un hombre lobo, al morir, se convertía en vampiro. Los dos eran partes de una misma faz, la del espíritu o demonio que posee un cuerpo humano.

La segunda de las raíces es la latina. HOMBRE LOBO, HOMES + LUPUS. Sin misterio. En Italia se les llaman lupa mannara o lupo mannaro. Ese LUPUS es la raíz de su nombre en las lenguas gallegas e Iberoamérica. En Galicia es el Lobishome, lobisomem en portugués, lobizón en argentina y luisón en otros países del entorno. También lo encontraremos en el francés con la raíz LOUP, el LOUP GAROU. Este GAROU entronca directamente con las lenguas germánicas, la última de las grandes raíces del mundo occidental para denominar al hombre lobo.

Baring-Gould marca el origen de la leyenda a la mitología escandinava. Conocemos a los BERSERKER, tradicionalmente «sin camisa», pero también «con camisa de oso». Junto a ellos son famosos los guerreros lobos, los ULFHEDNAR. Ese ULF, lobo, es pariente del WULF germano y el WOLF inglés. Pero hay otra palabra que significa lobo en el islandés antiguo, VARGR. Este VARGR tiene otro significado, el de impío, el de ladrón, vagabundo, persona de poco fiar. Quizá la guardia varega no era la «guardia fiel» sino la «guardia errante». Este VARGR pasará al anglosajón como WERE, al alemán como WER. En la lengua goda el hombre lobo será el VAIR-ULF, y en francés nos dará GAROU, el LOUP GAROU. Así pues los hombres lobo no son solo lobos, sino lobos errantes e impíos.

No es la única hipótesis. el clérigo normando Gervasio de Tillbury, en su Otia imperialis del siglo XII, dirá que el término WERE proviene del latín, concretamente del VIR VIRUM, del hombre, VAIR en godo, y que de ahí se convertirá en el WEREWOLF o WEHR-WOLF que todos conocemos.

Admin Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.