Rampant

Unos meses antes de estrenarse Kingdom en Netflix, el cine coreano ya había contado una historia publicada en su país en formato de cómic y que narraba la odisea del príncipe Lee Chung, exiliado por su padre el emperador, al regresar a la corte de Joseon y descubrir que el país había sido invadido por una pandemia zombi a la que se tenía que enfrentar. Esta película se titulaba Rampant, también está disponible en el catálogo de Netflix, y si al verla os parece que es idéntica a Kingdom, no os sorprendáis, porque lo es. 

Sin embargo, es una película de dos horas, y tiene que condensar toda la diplomacia, la lucha por el poder y la ambición del ministro de la guerra, la desesperación del pueblo llano, las puñaladas entre herederos, las escenas de los zombis arrasando con todo y hacerlo digerible para un público poco acostumbrado a estas mezclas.

Rampant es más rápida que Kingdom. Es una película de acción, con sobresaltos, giros de guión y maniqueísta como el cielo y el infierno. Toda la burocracia de Kingdom y sus grises se convierten aquí en blanco y negro. Tenemos un malo malísimo, el ministro de la guerra, convertido en autor, encubridor y asesino. Y tenemos un bueno buenísimo con matices. Nuestro príncipe comienza el film como un gañán de cuidado, prepotente, creído, engolado, obsesionado con las mujeres, un Don Juan de pacotilla pero bueno con la espada. Afortunadamente evoluciona cuando ve la debacle a su alrededor. A su lado, Sancho Panza, el contrapunto cómico (en exceso), en la mejor tradición del cine de kungfu made in Hong Kong, un lacayo y amigo que ocupa minutos de metraje con sus histrionismos.

Ambos desembarcan en Corea al enterarse de la muerte de su hermano, el príncipe heredero, harakiri mediante para evitar la muerte de sus confabuladores, y que le había enviado una carta para que protegiera a su esposa embarazada y la sacara de Joseon. Pero el emperador y el ministro de la guerra, el que quiere apoderarse del trono y comenzar una nueva era donde los gobernantes lo sean por méritos y no por herencia, lo toman como un intento de traición.

Y todo esto mientras un barco con un apestado a bordo (apestado de zombi, se entiende), donde se transportaban las armas de la nueva revolución, es saqueado y un enfermo llega a su pueblo, donde comienza el terror. Es ahí donde llega el príncipe la primera noche, y dónde descubrirá de primera mano que su pueblo no está esperándole con los brazos abiertos. También encontrará su primer ejército, los aldeanos que le piden ayuda para acabar con los zombis y que empuja al primario príncipe a ir a Joseon a buscar ayuda.

Recomendable si te gustó Kingdom. Tiene toda la acción que le falta a la serie, es una versión más gamberra con el mismo argumento, más sencilla de seguir, menos diplomacia y más sangrienta, pero igual de adictiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba