sin presentación

Cuando allá por marzo el confinamiento absoluto, aquel que no nos permitía salir a la calle salvo por fuerza mayor, me brindó la idea de dar salida a algunas versiones literarias que tenía por casa con la fuerza de las ilustraciones de amigos y conocidos, me marqué unos plazos. Todo proyecto literario necesita una escaleta, unas fechas para terminar cada fase de la escritura y edición de un libro. Y yo, que como tantos otros pensé que el COVID acabaría en verano, fijé diciembre del 2020 como fecha de la presentación de Horror Gótico.

Fui un ingenuo entonces, y lo sigo siendo ahora. Horror Gótico ya está en mis manos. Todo está a punto, pero ese final de fiesta, ese colofón que significa la presentación de un libro, el momento en el que te reúnes con amigos y lectores, con los ilustradores, que te sientas en una mesa frente a 50 ó 60 personas que escuchan cada palabra que dices con suma atención -aunque tú no te lo creas-, por primera vez desde que me expongo a la crítica de mis lectores, no va a tener lugar.

La pandemia no cesa. Seguimos sin quedar con amigos y familiares, y cuando lo hacemos, siempre es en lugares al aire libre y durante poco tiempo para minimizar riesgo de contagio. ¿Debe mi capricho obligar a 25, 30 personas dispares o los que el aforo me permita, a juntarse bajo un mismo techo para verme durante una hora? No. No merece la pena asumir esos riesgos. Por eso he decidido no presentar Horror Gótico de la manera tradicional. La fecha del 13 de diciembre, a las 17:30, en el Espacio Creativo La Harinera, tendrá que ser pospuesta, cuando no derogada de forma indefinida.

Todavía no sé cuál es la alternativa, si grabar un vídeo corto, un baile de Tik Tok o un GIF de gatitos, pero sí me gustaría dejar constancia de que Horror Gótico ha salido a la luz y ya está disponible para los que tuvisteis el buen gusto de reservarlo. Os puedo revelar que no seré yo bailando -vuestras pesadillas lo agradecerán-, pero es muy probable que algún video corra por ahí a salvo de coronavirus y demás miasmas.

Sí os puedo asegurar que, a partir de la semana que viene, cuando todos los ilustradores tengan ya su ejemplar en la mano -prebenda de autor, ¡qué menos!- comenzaré a ponerme en contacto con todos vosotros -o también podéis llamarme vosotros a mí- para ver cómo puedo haceros llegar vuestro ejemplar lo antes posible. Si alguno lo necesita de manera perentoria -buenas fechas para regalo-, decídmelo. Que un mal distribuidor -otra de las ventajas de una presentación es que se puede adquirir el libro ipso facto- no os arruine un buen regalo.

Hasta pronto.

Manuel

Admin Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.