The Mandalorian, el western

«A esos dos es mejor tenerlos de frente, que tenerlos a la espalda, y a ser posible fríos.»

-La muerte tenía un precio (1965)-

No os dejéis llevar por las apariencias. The Mandalorian no es una «space opera» o un subproducto de la factoría Star Wars. Es un western, casi un spaguetti western de Sergio Leone. Aquí apenas hay batallas interestelares, hipervelocidades o espadas láser. Todo es un mundo oscuro, sucio, lleno de matones con barba de tres semanas de gatillo fácil, cazarrecompensas y misiones que cumplir bajo un sol (o dos, o tres) que cubre todo de una patina de polvo que no se vislumbra bajo la luz normal.

Sin embargo, todo tiene olor a pastiche. Trata de imitar el tono de las primeras películas, como una película de época (esas armaduras mandalorianas que nos retrotraen a los tiempos de Boba Fett), introducen personajes que nos arrastran a la saga original (un Baby Yoda enternecedor y poderoso en su ingenuidad), hacen guiños a la legendaria torpeza en la puntería de los soldados de asalto imperiales (venga, que las latas estaban a tres metros de distancia) y vuelven a presentarnos la lucha de un rebelde, el representante de un pueblo casi extinguido, el mandaloriano, contra el imperio.

Pero los escenarios y argumentos ya los hemos visto muchas veces en otras películas. Para empezar la trama principal (y no, no creo que sea un spoiler contar de qué va la serie), un cazarrecompensas recibe el encargo de capturar a un niño para los imperiales (supuestamente está situada cronológicamente unos cinco años después de la batalla de Endor, la muerte del emperador Palpatine y la recuperación de la República), pero a la hora de efectuar la entrega se arrepiente, y de perseguidor se convierte en perseguido. En su huida vaga por varios planetas del universo Star Wars, con sus criaturas y culturas, pero la originalidad brilla por su ausencia. Hay un capítulo en el que llegan a un pueblo que vive entre arrozales (o lo que cultiven en llanuras de inundación) sacado directamente de una película del Vietnam como Chuck Norris de protagonista, donde los lugareños son hostigados por una banda de criminales que les roban continuamente. Y estos le contratan para que les libere de los ladrones. Exacto. Los siete samurais o Los Siete Magníficos. 

Afortunadamente, lo que podía haber degenerado en una versión SyFy del mundo de Star Wars, la preciosa fotografía, el cuidadoso guión (luego veremos sus trampas) y un tono épico que recupera las mejores sensaciones de la saga original (los mandalorianos como los nuevos jedi con su código de honor y sus ritos), se convierte en un espectáculo memorable, al igual que Tarantino (otro rey del pastiche) consiguió con sus versiones de los 70. Por cierto, el capítulo octavo, el que cierra la primera temporada, comienza con una conversación entre dos Stormtroopers que bien podría haber escrito el director de Pulp Fiction.

Sin embargo, también tenemos una parte B, y es la que respecta a la cronología. Y hay dos datos que me resultan curiosos. El primero es la edad del Baby Yoda, unos 50 años, los mismos que debería tener un Anakyn Skywalker aproximadamente, lo que a algunos lleva a pensar que quizá sea este sensible a la fuerza el que traerá «el verdadero equilibrio». La verdadera identidad del «chico» es uno de los grandes interrogantes de la serie, y el resto de factores tampoco ayudan demasiado a comprenderla. 

Otro punto es el de los imperiales. Tras la batalla de Endor, sabemos que la República recupera el poder de la galaxia. Es lógico pensar que no ocurre de forma simultánea en todo el universo, pero no es menos cierto que un imperio sin un mando fuerte, se deshace en muy poco tiempo. ¿Dónde reclutan a los soldados sin un estado que les financie? ¿Se comportan como un grupo mafioso para financiarse ofreciendo protección a cambio de liquidez?

Otro aspecto que no me convence es el de los Jedi. Durante las trilogías anteriores, sabemos que los Jedi son conocidos en toda la galaxia, que son los superhéroes, un grupo de guerreros que luchan con espadas láser y usan trucos de Jedi como mover las cosas con la fuerza de su mente. Sin embargo, cuando uno de los personajes (sí, Baby Yoda, ¿quién va a ser?), usa esos poderes otorgados por los midiclorianos, todos se preguntan qué es eso, hasta que otro personaje dice que las leyendas hablan de las viejas guerras entre mandalorianos contra la República, y que en las filas de esta había unos guerreros que usaban esos trucos, a los que llamaban Jedi. ¿No quedamos que eran muy conocidos? ¿No es cierto que el salvador de la galaxia, Luke Skywalker, es un reconocido Jedi? Han pasado cinco años. ¿Ya ha pasado todo a las lagunas de la historia? ¿O acaso la cronología no es la que creemos que es en realidad y los guionistas están jugando con nosotros al igual que Shyamalan en El Bosque?

Habrá que esperar a la segunda temporada para seguir despejando dudas.

Muy recomendable. En Disney +.

Saludos

Manuel C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba